Make your own free website on Tripod.com
Septiembre 2000 a Agosto del 2003
212 | 211 | 210 | 209 | 208 | 207 | 206 | 205 | 204 | 203 | 202 | 201 | 200 | 199 | 198 | 197 | 196 | 195 | 194 | 193 | 192 | 191 | 190 | 189 | 188 | 187 | 186 | 185 | 184 | 183 | 182 | 181 | 180 | 179 | 178 | 177 | 176 | 175 | 174 | 173 | 172 | 171 | 170 | 169 | 168 | 167 | 166 | 165 | 164 | 163 | 162 | 161 | 160 | 159 | 158 | 157 | 156 | 155 | 154 | 153 | 152 | 151 | 150 | 149 | 148 | 147 | 146 | 145 | 144 | 143 | 142 | 141 | 140 | 139 | 138 | 137 | 136 | 135 | 134 | 133 | 132 | 131 | 130 | 129 | 128 | 127 | 126 | 125 | 124 | 123 | 122 | 121 | 120 | 119 | 118 | 117 | 116 | 115 | 114 | 113 | 112 | 111 | 110 | 109 | 108 | 107 | 106 | 105 | 104

Home

140

El Informativo, El Periódico de Nicolás Romero

EL INFORMATIVO
EL PERIODICO DE NICOLAS ROMERO
elinformativo@todito.com
Número 140, 5 de Febrero del 2002.

En Nicolás Romero, el futuro ya no es lo que era antes. La moda es el cambio.


MAS BACHES HECHOS CON REGLA
Hace algunos meses, como parte de sus trabajos, la compañía de teléfonos abrió una zanja en la avenida 16 de septiembre, en el centro de Nicolás Romero. Eso sí, pronto arreglaron y dejaron la avenida como estaba, O al menos eso parecía.
En diversas partes, el asfalto que cubre la zanja que hicieron, se ha hundido, creando unos baches muy peculiares, pues son rectangulares y parecen señalados con regla.
En esos baches generalmente se detiene el agua que escurre por la calle y además del hoyo en el piso, se crea un charco.
Como muestra de esos baches, presentamos dos fotografías. El primero, subiendo por la avenida 16 de Septiembre, se encuentra un poco antes de llegar al Teatro Centenario, el segundo está un poco después.
Pero a lo largo de esta avenida, una de las principales que atraviesan el centro de Nicolás Romero hay muchos otros baches y bachecitos. Hasta parece que nuestras autoridades les han tomado cariño y no quieren verlos desaparecer, es que quedaron tan bonitos...
-José Galván Rivas


PROGRESO INDUSTRIAL Y EL NOMBRE VERDADERO
¿Cuál es el nombre verdadero de los lugares, colonias y pueblos de nuestro municipio? Por ejemplo, San Pedro. Todos, en Nicolás Romero, identificamos con ese nombre a la colonia Centro, que en todo caso se llama Juárez. San Pedro es el patrono religioso del pueblo que en el siglo XIX se llamaba San Pedro Atzcapotzaltongo, pero que después, por una temporada fue Monte Bajo, por cien años se llamó Villa Nicolás Romero y que desde 1998 se elevó a la categoría de Ciudad Nicolás Romero.
Hay lugares como El Puerto, La Curva o El Bramadero, que todos conocen por esos nombres sin identificar en qué colonia se encuentran. Simplemente saben que ese es su nombre.
Y el nombre se conoce y se mantiene sin necesidad de que nadie nos quiera corregir diciendo que El Puerto es la colonia Francisco Sarabia.
Uno llama al poblado de El Vidrio con dicho nombre, y nadie nos corrige que debemos llamarlo San José El Vidrio. Uno habla de Cahuacán sin preocuparse por llamarlo Santa María Magdalena Cahuacán, y es suficiente con decir Magú, a pesar de que se llame San Francisco Magú.
Sin embargo, donde se ha dado cierta polémica con el nombre del pueblo, es en Progreso. Algunos vecinos de este lugar insisten en que el nombre correcto es El Progreso Industrial, y de inmediato corrigen a todo aquel que no diga completo el nombre, pues refieren que nuestras raíces así lo establecen.
Puede ser o no ser El Progreso Industrial. Esto, más que nada, será cuestión de costumbre y que se arraigue el nombre en nuestras raíces culturales. Hoy en día, la mayoría de la gente lo llama Progreso Industrial, quitándole El, y muchas veces ni siquiera se usa el Industrial.
Efectivamente, los vecinos de este lugar están en todo su derecho de pedir que se utilice el nombre correcto, pero poco podrán hacer contra la costumbre. Y, finalmente, esta lucha debe empezar por la forma en que está registrado el nombre del pueblo en el Ayuntamiento, porque el Bando Municipal, desde hace muchos años, lo llama Progreso Industrial, sin utilizar El. El nombre consignado por el Bando Municipal es el nombre oficial.
En caso de que no lo hayan hecho, lo recomendable será que primero soliciten que se corrija el nombre al Ayuntamiento y después, tal vez, sea más fácil convencer a todos los habitantes de Nicolás Romero para decir El Progreso Industrial, tal como fue el nombre original.
-José Galván Rivas.


¿VOLVERE A BUSCARTE?
Muchos años han pasado,
años sin vernos, sin hablarnos
y después, una vez más, la soledad nos atrapa.
No encontramos un lugar para descansar.

Entonces recordamos que existimos,
de regreso a mi casa, las mismas palabras,
las miradas delatan los secretos,
secretos descubiertos, la verdad y la mentira.
Decíamos te quiero.

Compartamos nuestra soledad, dijiste un día;
nostálgica, rayando en la tristeza,
me describiste.
Contemplar un nuevo rostro entre nosotros...

Escapamos tantas veces,
nunca ha sido realidad compartir la soledad,
ni siquiera la vida.
Sólo instantes han quedado en la memoria.

Intentamos una y otra vez,
romper los hilos, al final
tú llegarás tan alto como siempre quisiste,
ocuparás un lugar importante.
Seguirás escuchando,
aliviando las almas, curando el dolor.

¿Perdonando los pecados?

Seguirás siendo feliz.

Y yo habré encontrado paz.

-Alejandra Peña


SAN PEDRO DE LAS HORMIGAS
Novela coleccionable. Los hechos y personajes de este texto son ficticios.
Cualquier semejanza con hechos o personajes reales es mera coincidencia.
Los ministros entraron al despacho del Alcalde. Habían sido llamados de urgencia, sin permitirles ningún pretextos para no asistir. Ese día, las llamadas a los ministros iniciaron buscándolos en sus oficinas, pero al no encontrarlos se ordenó que los trajeran de donde estuvieran. Algunos ya se habían ido a descansar después de firmar dos documentos, otros aún no terminaban de comer pero no pensaban regresar. Sin embargo, varios ministros estaban ocupados en la búsqueda de apoyos para convertirse en el candidato y ser el próximo alcalde de San Pedro de las Hormigas.
Todos, ante la amenaza, dejaron lo que estaban haciendo y se presentaron al despacho del Alcalde, quien los miraba osco e intranquilo.
-Quiero advertirles -les decía el Alcalde, con la voz pausada y el tono de político profesional que usaba en las ocasiones importantes-, que el que firma las nóminas soy yo.
Los ministros sentían la amenaza que los acechaba.
-El que manda aquí soy yo -sentenciaba el Alcalde-. Y no voy a permitir que todos anden por su lado. Y si alguno no está de acuerdo con mis decisiones, puede renunciar en este momento.
Uno de sus asesores le había dicho que el gobierno se estaba desvalagando. Que los ministros no cuidaban su trabajo y que se preocupaban más por asegurar un hueso para el siguiente gobierno, de ver quien sería siguiente Alcalde y tratar de quedar bien con él.
Y era cierto, los ministros cada vez hacían menos caso del Alcalde. Su asesor le dijo que era el momento de apretar las tuercas, de demostrar quién manda. Si no lo hacía en ese momento, tal vez ya no habría otra oportunidad y se perdería el control del gobierno.
El Alcalde no creía que fuera tan grave. El gobierno marchaba bien y las multitudes lo aclamaban... Pero sí, algo pasaba con los ministros.
-El que manda soy yo -repitió furioso- y quien no esté de acuerdo, que renuncie.
-José Galván Rivas
pretextos@hotmail.com



CUMPLIO ONCE AÑOS LA CARRETERA
ATIZAPAN-NICOLAS ROMERO
(Segunda y última parte)
Cuando usted vaya rumbo a Atizapán, verá frente a la gasolinera del Puerto de Chivos una placa como de una inauguración de algo, pero toda pintarrajeada. Ni se esfuerce por tratar de leer desde el micro o camión lo que dice porque no lo va a lograr, ahí hay más pintura de colores que en la cara de un payaso.
Un reportero sin quehacer del periódico amarillo de Nicolás Romero se metió entre los árboles y la basura que rodean a la placa y logró descifrar su misterioso contenido:
El Gobierno del Estado de México, en solidaridad con los municipios de Atizapán de Zaragoza, Nicolás Romero y las comunidades, realizaron la ampliación de esta vía para impulsar el desarrollo regional. Obra puesta en servicio por el C. Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. Población beneficiada 2,000,000 habitantes. 1º Febrero de 1991, todo bajo el escudo del Edo. Méx. y la banderita del programa Solidaridad, unidos para progresar.
Conque aquí estuvo Salinas cuando era presidente, de haber sabido todo lo que se iba a llevar, aquí lo hubiéramos agarrado. En fin, hace 11 años la ampliación de la carretera ya hacía falta y sirvió para que disminuyeran los choques y las volcaduras. Con la nueva carretera se eliminaron las curvas peligrosas de Los Olivos, se construyeron 14 nuevos puentes peatonales y se colocaron semáforos, lo que le dio un aspecto más urbano a nuestro municipio.
Es difícil imaginar que por donde viajamos a diario para salir de Nicolás Romero, alguna vez pasó un ferrocarril (el de Monte Alto) y que sus rieles se eliminaron para construir una carreterita de dos carriles, cuyos restos aún se ven en Los Olivos y La Colmena.
Las obras de ampliación iniciaron a principios de 1990 entre El Pedregal y el extinto Rancho El Gavilán (hoy Bodega Gigante). Durante casi un año el transporte fue desviado por La Curva, Granjas Guadalupe, Monte María y Lomas Lindas, era tedioso y aburrido, pero se esperaba con curiosidad el día que los camiones pudieran entrenar la nueva carretera para ver cómo había quedado.
El tiempo pasa y tras 11 años la obra más importante y más cara en la historia de Nicolás Romero se ha deteriorado. Ya no se ve por ningún lado la arenilla rojiza de los lados que la hacía parecer como una autopista de cuota; los muros de contención (de El Puerto para allá) cada vez están más sucios y destruidos; las orillas y banquetas están llenas de basura y perros atropellados, y sus bardas tapizadas de graffitis, anuncios de paisanos bailecitos gruperos y campañas de los polítiquitos del momento.
Sin embargo, salvo algunos topecitos y baches en La Curva y San Ildefonso, se puede afirmar que la Atizapán-Nicolás Romero aún está en condiciones transitables. Veremos que pasa en los próximos años.
-Fernando Ugalde Pérez
fernandologo@hotmail.com


DIA DE LA CANDELARIA
El dos de febrero, con su invitación a los tamales, se ha convertido en un nuevo pretexto para hacer una reunión con la familia o los amigos. Y digo pretextos, porque la tradición mexicana la hemos hecho a un lado; haya o no la figura del Niño Dios en la casa, hay reunión, y muy pocas veces cumple con los tamales quien sacó su muñequito de la rosca de reyes en 6 de enero.
Las familias que tienen al Niño, lo visten de mil maneras, aunque muchas terminan por disfrazarlo con trajes tan variados como futbolista de algún equipo en especial, luchador o incluso volador de Papantla. Sí, queridos lectores, no niego que los voladores de Papantla sean parte importante de nuestra tradición mexicana, además de que cuentan con una bellísima indumentaria, pero de eso a vestir de tal manera a la imagen del hijo de Dios hay una gran diferencia. Ya falta poco para que se llegue al extremo de ver imágenes religiosas vestidas como Bin Laden, algún ex presidente o, peor aún, como algún expresidente.
Es por ello que exhorto a los lectores para que junto conmigo reflexionen sobre esta hermosa y verdaderamente arraigada tradición nacional, que nos permite acercarnos al Padre Celestial, creador de todo lo que nos es dado día con día. Además, cabe la pena recordar que con esta hermosa fiesta llamada la Candelaria se cierra el ciclo de Navidad y no es otra cosa que la presentación del niño Jesús al templo. Es la fiesta de las luces o candelas que simbolizan la luz de Dios sobre nosotros.
El 6 de enero, mediante el procedimiento de encontrar un niño en miniatura en nuestro trozo de rosca, se determina a quien le corresponde convertirse en rey de la fiesta, para luego, ser padrino de la levantada del Niño el día de la Candelaria.
-Profra. Ma. Isabel Ruiz Pérez
mabelruiz@hotmail.com


EL MUNICIPIO NICOLAS ROMERO
De la página de Internet del Gobierno del Estado de México, de la sección correspondiente al ordenamiento ambiental tomamos los siguientes antecedentes históricos del municipio de Nicolás Romero, mismos que es importante conocer para tener una mejor identificación con este territorio.
El municipio de Nicolás Romero se ubica al noreste del Valle de México, dentro de la zona denominada Valle Cuautitlán - Texcoco en el Estado de México. Su cabecera Ciudad Nicolás Romero se encuentra a 17 Km de la Ciudad de Tlalnepantla de Baz.
Antecedentes Históricos.
Epoca prehispánica
La ciudad de Nicolás Romero y sus comunidades más antiguas tienen antecedentes prehispánicos que datan del siglo IX. La región donde se localiza el municipio forma parte del territorio de las culturas Chichimeca y después de los imperios y mexicas, que fueron conquistados por el ejercito español (siglos XII a XVIII).
Se consideran como comunidades originales, que tienen origen prehispánico, los poblados de Magú, Cahuacán, Hila y Azcapotzaltongo (actual Ciudad Nicolás Romero).
Epoca colonial
Las localidades antes mencionadas se han mantenido desde el periodo del virreinato cuando por la intervención de las ordenes religiosas se les agregaron los nombres de San Francisco, Santa María, San Miguel y San Pedro, respectivamente. En ese lapso de tiempo se fundo el poblado de la Transfiguración año (l667).
Durante la dominación española (siglos XVI a XVIII) en la zona se impulsaron las haciendas y los ranchos. De esta época provienen las haciendas de La Encarnación, Lanzarote, Santa María Magdalena Cahuacán, San Ildelfonso y Sayavedra; y los Ranchos La Concepción, El Vidrio y El Gavilán.
Siglo XIX.
A mediados del siglo XIX se establecieron junto a los ríos las industrias que todavía se mantienen funcionando. Para fines de esa centuria la cabecera municipal, ya manifestaba crecimiento territorial
Al igual que los pueblos fundados junto a las plantas industriales (San Ildelfonso, Barrón y Colmena). El poblamiento del área circunvecina a Progreso Industrial era incipiente y en los poblados rurales se daba un crecimiento natural de la población.
Desde fines del siglo XIX se favoreció el intercambio comercial entre Nicolás Romero, Tlalnepantla y La Ciudad de México, con la construcción y operación del ferrocarril de Monte Alto.
Epoca reciente
Para el año de 1930 el crecimiento territorial de la cabecera municipal se empezó a dar en forma lineal hacia al norponiente (Progreso Industrial) y al sur de ella, anexo a los pueblos de La Colmena, Barrón y San Ildefonso donde se encontraban las fabricas. El ferrocarril de Monte Alto estuvo en funcionamiento hasta el año de 1940, cuando fue desplazado por el servicio del transporte carretero.
En la década de 1970, 1980 se realizo el mayor crecimiento demográfico a través de los asentamientos que se dieron en forma lineal hacia el sureste, a ambos lados de las carretera Tlalnepantla- Atlacomulco aunque quedaron grandes espacios intermedios. Esta incorporación al proceso de metropolización de la Ciudad de México.


EN NICOLAS ROMERO NO HABRA SEGUNDO PISO
Confirmado: En Nicolás Romero no se va a construir un segundo piso en la carretera principal, y mucho menos en la avenida 16 de Septiembre, en el centro del municipio.
Es verdad que el tráfico resulta insoportable y que las autoridades competentes no parecen muy competentes ni demuestran su autoridad para resolver el problema.
Anteriormente se había llegado a la conclusión de que resulta más fácil poner un segundo piso a las vialidades y que, en cambio, es imposible intentar reacomodar las bases de combis y taxis, prohibir el estacionamiento en las vías principales y no permitir que se coloquen puestos de comercio semifijo y ambulante en las calles. Por todo eso, se sugería que construyeran un segundo piso a las calles más transitadas, pero luego de un breve análisis, llegamos a la conclusión de que eso no debe hacerse.
¿El motivo? Muy simple. Si construyeran un segundo piso a las calles, y tuvieran la misma calidad que las existentes, ese segundo piso es probable que se hundiría y quedaría como si fuera el primero. O bien, en cuanto se hiciera un bache, los autos caerían por él sobre los que transitaran en el piso de abajo. Parecería que llovieran autos.
Otra solución para el tráfico sería ampliar las calles, pero algunos opinan que si se hacen más anchas, en ese caso sólo tendremos más baches. A lo mejor, conviene más dejar todo como está y seguirnos aguantando.
-José Galván Rivas.

El Informativo, El Periódico de Nicolás Romero