Make your own free website on Tripod.com

El Informativo
Nicolás Romero: Municipio

Home

Concurso de Creación Literaria
Poemas de Alejandra Peña
San Pedro de las Hormigas
Nicolás Romero: Municipio
Nicolás Romero: El personaje histórico
Vínculos favoritos
Especiales

EL LEON DE LAS MONTAÑAS

Continuamos con la presentación del texto que Juan de Dios Peza escribió acerca del personaje histórico Nicolás Romero. Este escritor y poeta fue reconocido como uno de los mejores de su época. Entre su obra se encuentran las memorias que escribió de la época de Juárez y la intervención francesa, de donde es tomado el siguiente fragmento.
Romero, muy astuto y muy jinete, sorprendía a los franceses cuando menos lo esperaban, y después de causarles estragos, se le perdía de vista, y volvía a caer sobre ellos muchas veces, llegando a preocupar de tal suerte al mariscal Bazaine, que llegó a ofrecer premios considerables al que le llevara la cabeza del temible guerrillero.
Era hombre tan dócil y tan obediente, que el general Riva Palacio lo manejaba como a un niño, y le aconsejaba y le instruía en las horas en que les era fácil conversar en calma en las soledad de la sierra.
Yo le oí referir al general Riva Palacio un episodio que le conmovía mucho cuando lo recordaba. Un día, después de batirse con los franceses, fueron él y Romero a refugiarse en la casa del cura de un risueño pueblecillo de Michoacán, y en el cuarto en que se alojaron había un libro antiguo que era un tratado especial para los confesores. Romero, lleno de curiosidad, lo abrió y se encontró un capítulo intitulado: Del infanticidio.
No bien leyó algunos renglones, cuando le dijo a Riva Palacio:
-Mi general, ahora sí que de seguro me condeno.
-¿Por qué, Nicolás?
-Mire usted lo que dice el libro del señor cura: No hay pecado más horrible a los ojos de Dios que el de matar a un infante.
-Y tú lo has cometido?
-Pues acuérdese, mi general, que en el combate de ayer matamos puros infantes, porque el enemigo no llevaba caballería.
Rió mucho Riva Palacio, y le explicó el sentido de aquella palabra que tanto preocupa al guerrillero.
Era hombre sin más conocimientos que los rudimentales de las escuelas de los pueblos, pero lleno de buena fe, de valor, de sinceridad, de patriotismo. Incapaz de cometer una mala acción; honrado a carta cabal, y fanático por la libertad del suelo en que vio la luz primera.

POR QUE EL MUNICIPIO SE LLAMA NICOLAS ROMERO

En el año de 1898, el pueblo de Montebajo, cabecera de la municipalidad del mismo nombre recibió, a petición de un grupo de vecinos fue elevado a la categoría de Villa con el nombre de Nicolás Romero.
El proyecto del decreto que determinó este cambio de nombre, lo justificaba de la siguiente manera:
Los vecinos de la Municipalidad de Montebajo, Distrito de Tlalnepantla, han solicitado de esta H. Asamblea (la Cámara de Diputados), se eleve la antigua población de San Pedro Atzcapotzaltongo, Montebajo, a la categoría de Villa con la denominación de Nicolás Romero.
Las razones en que dichos vecinos se apoyan para solicitar tal concesión, parecen a las comisiones dictaminadas de bastante peso y dignas de tomarse en consideración, pues que dicha municipalidad cuenta al presente con un censo de once mil habitantes y elementos de vida suficientes para ser considerados en ese sentido. Tres grandes fábricas industriales como son, la de San Ildefonso, La Colmena y la del Barrón, sostienen algunos millares de hombres y, además los elementos agrícolas y mercantiles con que cuenta hacen de esa población un centro más que suficiente para elevarla a mejor categoría.
La idea de que lleve el nombre de Nicolás Romero, no es menos estimable, toda vez que tratan de perpetuar la memoria de un hombre que de humilde tejedor de una de una de aquellas fábricas, se transformó en uno de nuestros héroes defensor constante de nuestras instituciones y de la autonomía nacional.
A Nicolás Romero cupo la gloria de ser el infatigable soldado de la época de prueba porque atravesara la República en el período de 1863 a 1867 y no sólo figura en la lista de los hombres inmaculados, sino que forma parte del catálogo de nuestros mártires.
Por consiguiente, las comisiones creen que es de accederse en todo a la solicitud de los vecinos de Montebajo.
Fue con esas consideraciones que se emitió el decreto No. 38, siendo gobernador del estado de México José Vicente Villada, mediante el cual se eleva a la categoría de Villa Nicolás Romero al pueblo de Montebajo, cabecera de la municipalidad de ese nombre en el Distrito de Tlalnepantla.

Y la Villa Nicolás Romero tardaría cien años para volver a cambiar de categoría y ser reconocida como Ciudad, lo cual ocurrió en 1998, año en que se celebró el Centenario de la Villa Nicolás Romero

CUATRO DECIMAS POR SAN PEDRO

A Saúl Loyola, mi maestro de español

I
San Pedro Azcapotzaltongo
Sitio errante, mar de ruidos
Calles de cantos pulidos
De vocales sin diptongos
Nadie se escapa a tu caos
Al desorden que te traza
Pero mi histeria se abraza
A tu ternura de piedra
Siento tus manos de hiedra
En tus milpas sin labranza

II
Mercado de calles nuevas
De esperpento y vocerío
Palmas de acero y gentío
Que se dilata en detalles
Tianguis color de conflicto
¡qué difícil es cantarte!
Tengo tristeza al mirarte
Siendo rehén de unos cuantos
Pero alegrías en el llanto
Brotan de nuevo al mirarte

III
Franciscanísima Iglesia
Torre gris, dulce campana
Atrio de flor y membrana
Donde el amor no se envicia
Esta parroquia y sus mitos
Es la casa del anhelo
Es la antepuerta de un cielo
Que se vive ya en delicias
De este Dios que es sus caricias
Pinta paisajes al vuelo

IV
Eres, San Pedro, un papel
Cuyas letras son torcidas
Como tu acera dormida
Que hace color sin pincel
Te asimilas a Babel
Triste poema sin rima
Sé que poco se te estima
Por tus tardes sin silencios
En las noches en que pienso
Que mi sangre te camina

-Carlos Arturo Hernández Dávila

CORRIDOS A NICOLAS ROMERO



Licor blanco y cristalino
te bebo con gran dulzura,
quisiera que en un maguey
me hicieran mi sepultura
para chupar aguamiel
como chupa vino el cura.

Arriba queda Montealto,
abajo la encarnación,
Abajito San Pedro,
San Ildefonso, Colmena y Barrón.

Adentro machete pando,
que están repicando en León,
si ya no alcanzo la misa,
siquiera la bendición.

Perdí en la brisca,
perdí en el rentoy,
pero como ya le vi las patas al chinaco,
miren con el triunfo que me voy.

Enrique Zamorano Maya
(Tomado del Libro: Azcapotzaltongo
de Antonio V. Carrillo.)


CORRIDO A NICOLÁS ROMERO
L. Domitilo Vargas Martínez.
M. Pedro Galindo Soto.
(Tomado del Libro: Azcapotzaltongo
de Antonio V. Carrillo.)

Soy del mero, mero, Nicolás Romero,
Pueblito sencillo pero muy formal,
Me siento orgulloso de haber nacido
En este pueblito de amor sin igual.

Tus lindos rincones que te hacen más bello
Pareces lucir en la oscuridad,
Tus lindas mujeres, todas son sencillas,
Cuando aman a un hombre lo aman de verdad.

Tus hombres sinceros, Nicolás Romero,
Que en cualquier terreno te saben honrar,
Eres un pueblito muy noble y sencillo,
Pero tan valiente como los demás.

Tienes tu palacio, a un lado tu kiosco,
Rinconcito bello de purito amor,
Si miro al poniente miro aquel Tlazala,
Y aquel pueblito, Transfiguración.

Nicolás Romero, pueblito tan bello,
Te canto estos versos con el corazón,
Como siempre lo hacen en la vieja hacienda,
Que tiene por nombre de la Encarnación.

Eres un pueblito con un gran camino,
Con un gran destino de prosperidad,
En San Ildefonso, Barrón y Colmena,
Progreso y el Vidrio y hasta Cahuacán.

¿Busca información básica del municipio de Nicolás Romero?

Datos Básicos

Localización, Naturaleza, Sociedad

Monografía Municipal del año 1957