Make your own free website on Tripod.com

El Informativo
Cultura

Home

Política, Gobierno y Servicios
Poemas de Alejandra Peña
San Pedro de las Hormigas
Reflexiones de Mabel
Nicolás Romero: Municipio
Nicolás Romero: El personaje histórico
Cultura
Vínculos favoritos
Especiales

LA POESIA
QUE TU CUERPO NACE

¿Cómo describo las horas
las necedades de verte
de loca sed de abrazarte
de escucharte sin demoras?
¿cómo mi amor te enamoras
de mi acorde, mi embeleso?
¿cómo lograr que por eso
beba yo de tu fragancia?
¿Cómo me quito yo el ansia
triste de robarte un beso?

-Carlos Arturo Hernández Dávila

TRES ESPINELAS POR UNA DULCE PEQUEÑA

Perderte no es novedad
Novedad es que te quedes
Que yo te atrape en mis redes
Y curar mi soledad
Es tan clara mi ansiedad
Cuando te pierdo y te encuentro
Que todos nuestros reencuentros
En medio del ancho cielo
Curan ya mi desconsuelo
Con tu piel en mis adentros

Por Dios que no lo creo
Y no atino a darme cuenta
Que estás en mi piel resuelta
Como la dicha que veo
Y te mueves al tangueo
De una música silente
Que dicta muy suavemente
El susurro de un latido
Que acompasa ya el gemido
Del cual eres tú la fuente

Ay amor si te contara
Lo que pienso en mi memoria
Lo que ha sido de mi historia
Junto a ti y en tu algazara
Tu cuerpo es altar y ara
De mi oración vacilante
Y amanece el día al instante
Si tu mirada se cruza
Y te convierto en mi musa
Siempre desnuda en mi mente.

-Carlos Hernández Dávila

QUÉDATE

Quédate amor
no te vayas con el alba

quédate en esa media palabra
cuando apareces en mi mente
y mejor no digo nada

quédate en el olor a nostalgia
en el viento que agita mi cabello
en ese vago deseo
de abrazar tu cuerpo

quédate
cuando las luces se apagan
cuando llega el insomnio
y tu recuerdo
me inquieta el alma

quédate amor
a darme fuerzas cada mañana
quédate en la soledad
que allí iré a buscarte
cuando lo permita
la vida cotidiana.

-Ma. Luisa Miranda Alcántar.

CUANDO DICES NO

Qué de cosas puede originar un no,
ese no que es capaz de contrariarme,
de opacar mis pensamientos y mis intentos,
de hacer pasado mi causal de imaginaciones
y hacer presente mi propio adiós interminable.

Cuántas cosas pueden ser de no haber no,
dejaría de verse en mí, el incansable
observador de tus latidos,
y creerme el vuelo principal de tu ironía
y llegar al breve encanto de tu vientre.

Pero siempre un no, lo cambia todo,
y es el miedo quien se burla de sus huellas,
y cuando hay tiempo y el empeño de lograr,
sólo basta el conjuro de razón y decisiones
para así inventar un fin con vieja historia,
aunque haga falta hacer memoria y decir sí.

-Jair Rodríguez.

POEMAS

El sol brillará
el sol brillará con esos destellos
que en el amanecer despiertan
salpicando la mañana de recuerdos
y llenando las cortinas de sueños.
La luna seguirá lejana y distante,
bañará de sobrias extravaganzas
aquel anhelo olvidado
que se vació de tristeza.
Desde que no te tengo,
me pregunto si alguna vez te tuve
si alguna vez rozaron mis labios
por la sed de los tuyos.
Desde que está tu ausencia,
el aire tiene un aroma distinto,
el sol podrá olvidarte
pero no sé si yo podré.
El sol brillará, como todos los días,
aunque para mi esos días
no sean más que hundirme
en la eterna melancolía.

- Angélica Moreno Hernández


¡Necesito conocerte!
Necesito conocerte
Ocupas toda mi mente.
Quiero tenerte
Temo mi vida perderle
Y nunca llegar a verte
No me conformo con pensarte
Pues he aprendido a amarte.
Dime solo una palabra
Y aprenderé a volar
Para contigo encontrarme
Aunque solo alcance a lograr
Que tus ojos, a mis ojos,
Se volteen a mirar.

-Angélica Moreno Hernández

PAPEL

Son miles los papeles que se han gastado,
algunos son el brillo de las propias emociones,
otros, son el rencor escrito de la tragedia,
y tantos más son membrete de la conciencia.

Los eternos versos del papel son definidos
por la ajena expresión que suspira del artista,
expresión que abarca un nada y descubre un todo
y con su pluma en cada letra deshilvana un fondo.

El papel es camino que puede expresarlo todo,
hablar de amor con el desdén que hable del dolor,
puede expresar ternura con la suavidad de un beso,
puede ser papel mojado al arder sin ser infierno.

Algunas veces moldea un gesto en la inocencia clara,
a veces se transforma en la voz de la protesta,
hace alarde a la evidencia de lo sucio y sus caras,
y a veces sólo muestra lo imposible de las causas.

Algunas veces el papel suele ser la frase ocasional
de tantas ilusiones peregrinas de sabor inverosímil,
de tantas etiquetas que rebosan en la personalidad
y de pocas realidades que se alcanzan a enfrentar.

Sobre los versos jamás existen frases bien escritas,
sobre los versos jamás existen frases mal escritas,
a menudo los poemas, las palabras suelen ser,
por los siglos de los siglos, sólo un trozo de papel.

-Jair Rodríguez.

CUENTO

Mi identidad aún llora, está sumida en el mar de lo insignificante. Las espinas de la realidad laceran mi cuerpo ¡Total! a cada instante, ¡debí escucharte!, me convierto en un objeto más y tú te has ido.
Ya no escucho el corazón, tengo la sangre helada, mi cuerpo se desvanece, tengo frío.
Tiemblo a cada suspiro que doy, no puedo hablar pero te sigo escuchando, sangran mis uñas que están llenas de tierra, las lágrimas corren e inundan mi alma de dolor, mi pecho también sangra, el preciosos líquido esta cayendo al piso y eso me complace, quiero dormir y soñarte. ¡Lo veo!
¡He llegado por fin! La luz de la luna ilumina toda la función, veo las sombras de los árboles que en la obscuridad reflejan deprimentes figuras humanas que hacen que mi espíritu perezca, obstáculo que impide que te vea y que te bese, mis manos entumidas y ensangrentadas hacen un máximo esfuerzo, al levantar la tapa te veo, la imagen que recibo es la más melancólica de todas, te veo y aún sonríes con esa ternura indescriptible, te tomo en mis brazos y ensucio de lodo putrefacto tu blanco vestido y al besarte con todo mi amor tu rostro que conservaba vida se descarno en mis labios y la limpia y pura imagen de ti, se destruyó ante mis ojos desorbitados y llenos de horror, y del voluptuoso cuerpo que yacía en mi regazo solo quedó un asqueroso líquido amarillento y unos tristes y débiles huesos entre tus ropajes orlados de hilo de oro y seda.
Grite con toda la furia que estalló en mi interior, entonces distinguí la silueta de un hombre que reía sarcásticamente sentado en una roca y desde arriba observaba la sangrienta y morbosa escena que supuse él había fabricado para su placer, su terrorífica sonrisa me quemaba la piel lo que hizo que inconscientemente mandara a mis uñas y dientes que me la quitaran de encima; mientras esto pasaba el hombre se paró, entristeció y partió entre la lluvia y la niebla de aquel fúnebre lugar donde desapareció dejándome con todo el dolor en mi inexorable soledad. Eternamente.
-Josue Hernández Galván

SEMBRADOR

Sudor en tus ojos
Cansados de correr la vida
Ahora sangran, tiñendo de púrpura tus mejillas
Implorando la compasión de tu pasado
Tirado en la sima de la nada
Mirando como cae la paja
De seres humanos deformes
Sacudiéndose lagañas de lo amargo que les queda
Mientras tanto tu sudor te ahoga
Mutilando tu dolor
Y en la sima de la nada
El desfile de disfraces continua
Tratando siempre de mantenerte sembrando
Con sus colores, vivos, chillantes que repugnan
La pupila del alma
Y mientras mentirosas frases en tu mente
Combaten tu identidad
Por ser libre
-Edgar Hernández Galván

CUENTO

Corazón melancólico murmura en la noche lúgubre lleno de temor por el futuro que me aguarda. La obscuridad da a luz a seres aberrantes que me guían al profundo abismo de sus tradiciones que me transforman en un animal sin pasado, sin alma.
Viajando en este lugar estoy con ellos ahora es un carruaje fúnebre, miró hacia fuera y veo a unos hombres que me acompañan, les veo sobre mi hombro a esos bultos fantasmales riéndose y burlándose de mí, ellos creen que soy su esclavo y me atan, me envuelvan, sólo dejan mis ojos al descubierto.
Ellos me guían junto con el carruaje que es de color negro y es impulsado por dos criaturas enormes que parecen indestructibles, esas criaturas tienen grandes dientes ellas son una mezcla de toda maldad, y se alimentan de la esperanza y del credo de las sombras que quieren ser diferentes de las demás y estas criaturas las digieren sin dejar rastro de aquellas dos cosas que en ese lugar ya no existen.
Veo en el interior del carruaje, en el piso, está formada una imagen sagrada, donde los seres que me acompañan gozan pisoteándolo y ríen al hacerlo, ellos hacían las cosas más horribles y escalofriantes que existen.
Yo quiero gritar peor los lazos me lastiman, quiero llorar pero los fantasmas me han quitado cualquier forma de mostrar mis sentimientos.
Se detiene el carruaje y bajan mis acompañantes y en su lugar se suben otros más igual que los primeros, ellos visten de negro y gris, ellos ordenan a las criaturas que sigan su camino, los fantasmas no tienen rostro, ¡Tengo Miedo!
Estando en movimiento me muestran un campo que esta totalmente desolado, en él no existe ningún vestigio de vida excepto en el centro, donde se alcanza a observar un tallo diminuto que está a punto de secarse, a mi alrededor sólo veo árboles secos y se respira un aire de tristeza.
De repente siento un fuerte dolor en mi cabeza los seres me golpean fuertemente hasta dejarme agonizando, ellos me escupen y me maltratan sin cansarse ¡No puedo hacer nada!
Estos seres me incitan a irme con ellos y me muestran otro camino por donde puedo ir; yo los acompaño. Me llevaron a un lugar donde me mostraron a otras sombras que son igual que ellos, no hay preocupaciones, no hay obligación, no hay temor, pero al cabo de unos días con ellos me doy cuenta que son sombras disfrazadas y de nuevo me golpean y me arrastran a donde está un agujero gigantesco por donde una hilera de estas sombras se arrojan y son felices pero dentro de mí algo me dice que debo ir a ese sitio.
-Josué Hernández Galván

DECIMAS

REALIDAD
Soñaba que te quería,
soñaba que te besaba,
soñé que te acariciaba,
soñé que al fin eras mía.
Soñaba con la osadía
de siempre seguirte amando,
mas desperté recordando
que sólo es mía tu amistad,
y si esa es la realidad
prefiero seguir soñando.

TRISTEZA
Tu pérdida me ensordece,
Vago ciego en tu presencia,
Triste repienso tu ausencia
Donde recuerdos florecen.
Y si tus labios renacen
En medio de flores muertas,
Cierro con pena mis puertas
a la alegría de la vida,
Porque sin ti no hay salida
A esta amargura desierta.

MELANCOLÍA
Recordé tus ojos claros
Deletreando tardes suaves
Cobijada en cantos de aves
Con arco iris de caros
Colores, sabores raros,
Tan raros como tú misma,
Recordé tu luz en prisma
Y me dominó el vacío
De saber que el amor mío
Hoy se convirtió en sofisma.

AUSENCIA
Te fuiste llena de olores,
De días, de noche y sonrisa
Donde escribimos sin prisas
Versos de amor en colores.
Bien, te has ido sin rubores,
Partes al mar del jamás,
Y aunque amores hallarás
Nunca escribirás poesía,
Porque de la sangre mía
Tú ya nunca beberás.

-Carlos Arturo Dávila.

REFUGIO

Mi ángel, mi amigo.
Pequeño amor mío
un cordón del tiempo nos sujeta,
une tu boca con mis besos,
une tu cuerpo con mis caricia.
Cierra ya mis ojos para que tu imagen
se diluya dentro de mis sueños.
Obséquiame tu dolor,
bebamos todo el vino del tiempo
sin derramar gota alguna.
Empuja y abre tu corazón,
que tus brazos guarden mi cuerpo,
que tu cuerpo se transforme
en el refugio de mi alma.

-Crystal Hernández Galván

CUANTO TIEMPO

Al amanecer de cada día
busco afanosamente
en mi lecho tu calor,
no lo encuentro y me desespero;
esa desesperanza se va
al anochecer, esperando
llegues a mi lado y cobijes
mi soledad.

Tu sabes cuánto te extraño;
ese sentimiento es igual
a cuánto te amo,
aunque ya no estés conmigo.

Separación involuntaria
de ambos,
Voluntad de Dios ha sido
aún así, no acepto tu partida,
eras mi todo y lo sigues siendo.

Tu trato con amor
es lo que me hace falta,
jamás podrás separarte de mí,
en mi mente estás presente
y en mi corazón está el dolor.

-Manuel Martínez

COMO UN SUSPIRO

Tirado el sarcófago de tu partida
sigo saboreando la sombra que me dejas en cada visita
y al mirar mis ojos hundidos por el tiempo
no alcanzo a verte, te pierdes
solo sigo saboreando tu sombra
y mis manos necesitan beber tu cuerpo
necesitan succionar tu dolor
para no sentiré vacío
mi cabeza grita tus sueños solos para sentirme normal
cúbreme del manto de tu alma
Aparta de mí tu sombra que no puedo tocarla
Déjame encerrado en tus sueños
Sólo para tocarte cada noche
Y en cada suspiro
Estar cerca de ti

-Edgar Hernández Galván

CUANDO NO ESTÁS CONMIGO

Mis horas son éxtasis
Cuando estás junto a mí.

Sentimiento hecho fuego que nos funde
Abro una grieta en mi piel
Para ver si todavía existe algo
Al mirarme hacia Adentro
Sólo existe soledad y al principio
De ese abismo
Está tu fisonomía.

Gloria en sueños
Sutil tortura
Me somete en fantasías que,
Tras un corto instante se
Evapora como alcohol
Convirtiéndose en
Desolación y melancolía.

De nuevo en todo este lugar
Escucho lamentos, voces que me gritan
El techo se viene sobre mí
Lo que me alivia es la imagen
De tu sonrisa.

A la que no me separo ni un instante
Quiero quedarme una eternidad
Abrazado a ella
Cuando no estas conmigo.

-Josue Hernández Galván

MUERO POR QUE TE AMO

Lloro tu ausencia,
ausencia perdida en mi corazón.
Ardo en el fuego que se encendió
dejando que se vaya el amor.

Muero sabiendo que expresé mi sentir.
Muero pensando que nunca estarás aquí.
Suicida por ti,
por amor a ti.

Cuando pienso en ti
la luna empieza a gritar,
en mi alma hay un lamento
que no deja de sangrar
y me pide a gritos tu presencia.

El sol ya no brilla para mí.
Mis ojos marchitos inhalan una esperanza
y el deseo inmortal de tenerte cerca
sobrevive siempre que recuerdo tu sonrisa.

Mi mente trastornada está muriendo
al imaginar los golpes del futuro
y me pierdo en un laberinto de recuerdos
que transforman mi tranquilidad
en agonía .

El dolor al no tenerte no tiene final,
es tan infinito como el placer
y tan frío como el amanecer;
no quiero nunca despertar
y ver mis sueños congelados
no quiero caer
y tu mano de apoyo no tener.

Me pregunto que haré
cuando ya no esté a tu lado
si mi cuerpo y mi corazón te extrañan
quisiera gritar que te amo

-Angélica Moreno Hernández

PENSAR EN TI

Es estar debajo de un árbol
Tocando mi barbilla con el tiempo
Pensar en ti
Es el dormir de mi insomnio tratando de soñar
Pensar en ti
Es mirar el reflejo que me dejas frente ala cama
Y mirar que me encuentro solo en tu partida
Ese recordar de tu piel
Del sabor a soledad tatuado en los huesos
Y al mirar mi reflejo
Hasta el viento gime
Cuando no te encuentra
Y solo el sueño de ver
Tus ojos
Tus labios
Tu cuerpo
Ese sueño, tan solo un sueño
Es el que me mantiene
Pensando en ti

-Edgar Hernández Galván

POEMA

La luna ilumina esta noche
rasga con luz toda oscuridad.
La soledad se vuelve espesa,
mis anhelos lloran en silencio.
Los sueños se desbordan.
Deseos mueren cuando yo fallezco.
Pronuncio una plegaria dentro,
pero nadie me escucha
y la historia comienza de nuevo.
El tiempo. Un día más yo existo.
Aquí entre un día una tarde,
el sol, después la noche,
recorre mi cuerpo como música.
Los sentimientos uno a uno
desaparecen cuando las lágrimas
caen desde mis ojos;
brota el sin sentir, después
quedo en silencio, callada,
quedando un extraño vacío.
Desesperación. Regresan mis anhelos.
Las plegarias salen de mi boca,
una oración escucho,
una luz pálida
y el odio comienza
cuando el amor termina.
-Crystal Hernández Galván

El Informativo, el Periódico de Nicolás Romero